Puedes seguirme en...

Facebook: Marina García Gómez
Twitter:@marina2095

17 ene. 2011

Semana de los elementos:


Semana de los elementos:
Entrada para el Gran Hermano Bloggero. Esta semana toca el tema de los elementos. Yo he elegido el agua. Y como siempre lo haré en forma de historia para tratar ese tema.

El agua: Imprescindible, hermosa, valiosa, tranquila, curativa, virtuosa… y sobre todo escasa.

Eso ponía en mi libro de ambiente. Casi quería dormirme sobre el libro y suspender al día siguiente. ‘’Venga Ayelen un poco más’’ me dije a mi misma. Seguí leyendo lo mismo que llevaba repitiendo dos horas. Mucha historia sobre el agua y toda su evolución, sus características y sus problemas.

Finalmente a las dos de la mañana cerré el libro y me acosté. Esperaba un sueño tranquilo, descansar un rato y levantarme para ir al examen. Pero en lugar de ello tuve un sueño muy vívido con muchas imágenes del agua y de los humanos desperdiciándola.

Sonó el despertador y me levanté sudando. Me sentía agotadísima y tenía el examen más importante del curso en unas horas. Me vestí deprisa y corriendo: un corsé negro con mucho escote y un cinturón plateado para decorar mis escamas. Salí corriendo (bueno más bien nadando) hacia clase. Como siempre llegué tarde. Todos mis compañeros estaban ya colocados en su lugar con el examen en la mano. Con algo de vergüenza me coloqué en mi lugar y la profesora me tendió el alga rosada donde estaba escrito el examen.

Para los que no se hayan percatado. Soy una ninfa, una ninfa del agua. Lo que los humanos conocen vulgarmente como sirena. Por eso todo el royo ese del agua, nadar en vez de correr y un alga para el examen.

Leí el examen y me encontré frente a las temidas preguntas. Fui contestando una a una rellenando páginas y páginas de información sobre el agua. La verdad es que todo lo que venía a mi mente había salido de las imágenes de mi sueño. Terminé el examen la primera y se lo dí a Jusila.

-         Ayelen ¿estas segura que no quieres repasarlo?

-         Ya lo he hecho- le sonreí y me creyó.

Abandoné la escuela. De hecho abandoné el recinto. Salí a mar abierto y deje que las corrientes submarinas me llevasen.

Una cueva oscura. El agua estaba mucho más caliente allí. Apenas podía ver. Pestañeé un par de veces hasta que se aclaró mi visión. La cueva era redonda y daba paso a un oscuro túnel. En el fondo del cual había un muchacho. Su cola era azul en vez de verde las escamas no brillaban sino que eran casi traslucidas dejando que se viese que estaba formado por agua. El pecho desnudo dejando a la vista unos pectorales perfectos y una piel extremadamente blanca. Su pelo rubio platino y unos ojos negros totalmente. Sus labios eran iguales a la cola, traslucidos mostrando el agua en ellos. Era como una estatua labrada pero en vez de mármol, en agua. No se movía, estaba sentado sobre su cola en una roca. Me acerqué a él y lo observé más atentamente. Tenía arrugas en la piel pero no aparentaba más de veinte años. Su expresión era pensativa y sabia. De pronto recordé más imágenes del sueño y su nombre me vino a la mente.

-         Ondine- susurré. Como si se tratase de magia, el chico despertó.

Fue como si hubiese estado durmiendo. Abrió la boca, y en vez de palabras salió agua de su boca. Pero agua que brillaba y era pura. Preciosa. Sentí la necesidad de beberla, de atraparla con mis manos. Pero me resistí. En lugar de ello convoqué al agua y la dispersé por toda la cueva. Todo era tan hermoso. Ondine el hijo del agua se encontraba allí conmigo en nombre de su madre y yo lo sabía. Lo sabía en lo más profundo de mi corazón.

-         Necesito tu ayuda Ayelen- susurró el muchacho. Su voz salía en forma de agua plateada.

Le presté mi ayuda. Fui la encargada en este planeta de salvar la vida de agua. Dediqué toda mi vida de ninfa a cuidar del elemento más puro que existe. De intentar hacer llegar el agua a sitios donde no la tienen. De encargarme del asunto de los humanos y enseñarles que el agua tiene que ser cuidada ya que ella cuida de nosotros. Me convertí en mujer con piernas y conviví entre humanos muchos años para hacerles llegar el mensaje.

Después de muchos años volví a la cueva a morir allí. No hizo falta avisar Ondine me esperaba allí. Me abrazó con sus suaves brazos y me tendió sobre él en el suelo de la cueva. Yo era muy anciana ya y él me besó deshaciéndonos en agua para siempre.

 Imprescindible, hermosa, valiosa, tranquila, curativa, virtuosa… y sobre todo escasa.

Esa es el agua. Formada por el corazón de muchos seres como yo que lo dieron todo por ella. Y ella es la que nos mantiene con vida. Su grandeza, sus cualidades, su pureza, fuerza belleza y su… magia. Es por ello y por que es parte de mí que la elijo como elemento en el cual deshacerme para formar parte de ella para siempre.

 

He elegido el agua porqué es mi favorito junto con la tierra de todos los elementos. Pero con el agua me sentía más identificada. Porqué me llamo Marina (mujer nacida del mar) porqué vivo en un ciudad costera y no sabría vivir sin mar. Hago natación sincronizada- amo ese deporte- hago vela y piragüismo y me encanta la belleza del agua pura.

8 comentarios:

  1. aii esta geniial... me encanto... tengo una amiiga qe se llama ayelén y es de argentiina, a mi tmb me encanta el agua pero me identifico más con el fuego ^^ mucha suerte

    besos!

    ResponderEliminar
  2. ya lei ^^
    tomare nota :) besitos^^

    ResponderEliminar
  3. Te quedó precioso, muy emotivo y concientizador.

    Mucha suerte!! Besos!!

    ResponderEliminar
  4. yo tambien me identifico con el agua :)

    es muy lindo :)

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada...
    Me gustó leerte ^^

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. una entrada genial, me identifico mas con el agua jejej gracias x pasar de verdad me encantó tu comentario.
    mil gracias x pasar y de verdad una entrada muy interesante me gusto muxo y se la mande a una amiga !!
    un saludo

    ResponderEliminar
  7. me gusto la historia mucho, aunque el agua no es mi elemento, el agua es pureza, es vida pero tambien puede ser peligroso no respetar este valioso elemento,.

    ResponderEliminar